martes, 3 de julio de 2012

en el mercado


A Matilde le gustaba su mercado porque era uno de esos con esbeltos y elegantes pilares de hierro fundido entre los que se colocaban los puestos de venta. Le gustaba ir a primera hora de la mañana, cuando el sol recién estrenado se colaba entre los perfiles metálicos de la cubierta. Matilde se paraba primero a disfrutar del olor de  las flores del puesto de la entrada, después se daba un paseo de colores entre los puestos de la fruta y la verdura y, antes de marchar, compartía un rato las charlas matutinas de las pescateras inmersas en la limpieza del pescado y pasaba por la charcutería a probar el jamón recién cortado.

3 comentarios:

  1. Que chulo Dámaris, eres una artista!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho los "escenarios" que montas para hacer las fotos. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, da gusto leer comentarios así!

      Eliminar